Translate

lunes, 3 de junio de 2013

ELIZABETH Y SU JARDÍN ALEMÁN.


Es uno de mis libros preferidos, quizás no guste a todos, pero a mi me ha dado una nueva ilusión por la naturaleza.

He sentido, respirado y amado el paisaje como no había hecho nunca.

Es un libro delicioso, y extraño. Quizás sea demasiado individualista, a mi modo de ver, en cuanto a la relación familiar.

Cuando llegué a la última página, empecé a leer la primera de nuevo.


“Elizabeth y su jardín alemán” de Elizabeth von Arnim

5
“Adoro mi jardín”.
Así arranca esta sorprendente novela de Mary Annette Beauchamps, escritora nacida en Australia en 1866 y educada en Inglaterra. A los 24 años se casa con el barón von Arnim, de quien adopta el apellido. Con él se traslada a su mansión en la región germana de Pomerania, zona situada casi en el litoral báltico. A lo largo de su vida llegó a publicar más de veinte novelas y una autobiografía, entre otros“Abril encantado” o “Todos los perros de mi vida”. E. Von Arnim es prima de la escritora Katherine Mansfield.
Pomerania es el ambiente en el que se desarrolla “Elizabeth y su jardín aleman”,primera novela de la autora que en su momento tuvo veintiuna reediciones en 1898, año en que se publicó. Sus 198 páginas son una descripción alegre y sencilla de la felicidad, articulada a modo de diario autobiográfico. Aunque está escrita con delicadeza, las ideas que laten en el libro fueron rompedoras en aquellos tiempos.Von Arnim hace una crítica sutil a las estrictas normas sociales de la época, así como una clara reivindicación de la libertad. Las referencias a la figura prusiana de su marido como “el Hombre airado” son una prueba de ello. Rodeada de la vegetación de la distintas estaciones del año, Elizabeth se siente libre, juega con sus tres hijas, mantiene agradables conversaciones con sus invitadas Minora e Isais. Allí contempla, reflexiona, lee y es feliz.